“÷ – x +” el segundo álbum de Subtónica

0
29
- Publicidad -
closeEsta noticia fue publicada hace 7 months 5 days puede que haga referencia a un hecho del pasado. Te recomendamos que pases por nuestra portada para descubrir noticias nuevas.

Subtónica mantiene, como inquebrantable actitud artística, una preocupación estilística en mostrar verosímiles pasajes cotidianos y comunes junto a ensoñaciones irreales o metafóricas que buscan no solo generar emociones, sino también expresarlas. Javier Estévez, como gran humanista que es, siempre desde afuera ha mirado al interior del hombre. Ha visto y retratado en toda su obra como el infierno ha abierto sus puertas y se ha puesto a la venta.

La variedad de elaborados y densos arreglos electrónicos, las delicadas ambientaciones acústicas y algunos parajes más eléctricos ofrecen en Si a lo que nos divide le restamos importancia, el producto final será siempre positivo” una deliciosa sonoridad global un tanto inédita en la carrera de Estévez. La producción de su segundo registro discográfico (Pachi García Alis), que alcanza un nivel brillante, se caracteriza porque cada elemento se localiza en el lugar idóneo con multitud de pequeños detalles instrumentales que se aprecian con nitidez. El juego de planos sonoros es extraordinario y la variedad en las texturas resulta lida e infinita y trabajan en perfecta simbiosis junto a la sutil interpretación de Javier. Con su suave timbre de voz guía sugerentemente al oyente por los surcos de una narración emotiva e inteligente que tiene un pie pegado al suelo (en la realidad) y otro puesto en la pura ensoñación (en la libertad de volar la mente). Belleza es una de las palabras que mejor definen a este disco.

La gira que Javier realizó en el o 2015 por Argentina ha marcado sin duda cierto espíritu del álbum. Algunos temas se escribieron allá. El cantante y guitarrista mendocino Alejandro Sicardi colabora, por la gran amistad y admiración que les une, tocando la guitarra criolla, en el tema Convencernos”, una composición llena de argentinidad. El disco se cierra con otra colaboración especial ya que Cada segundo vale tanto cuenta con los entrañables y felices balbuceos de Gael, el hijo de Javier y su compañera Esther, quién también aporta su voz (coros) en Misantropía y “Polarizándonos.

Javier Estévez, polifacético músico cordobés que mira a su alrededor y sabe elegir su propia tierra, tras haber sido baterista y letrista y uno de los motores fundamentales de Estirpe durante casi dos décadas, es además Dr. Ingeniero Agrónomo y científico e impulsor del “Aula de Rock y Creación Underground en la Universidad de Córdoba.

- Publicidad -

- Publicidad -