El Reina Sofía examina el arte gráfico al servicio de la protesta social

El Museo Reina Sofía de Madrid bucea en un capítulo olvidado de la historia del arte: el papel del arte gráfico como herramienta de reivindicación social en la Alemania y el México de la primera mitad del siglo XX con «De Posada a Isotype, de Kollwitz a Catlett», una gran muestra integrada por medio millar de obras. «Es una exposición única, que refleja un episodio olvidado de la historia del arte que no ha sido suficientemente estudiado y que es muy importante para el museo»; explica Manuel Borja-Villel, director del museo. «De Posada a Isotype, de Kollwitz a Catlett», que se podrá ver hasta el 29 de agosto, está integrada por medio millar de obras de variada técnica: xilografías, litografías, punta seca, linóleo y otros muchos formatos, procedentes de grandes colecciones como el MOMA, el Met, el Art Institute de Chicago, la Biblioteca del Congreso de EEUU o el Centro Pompidou.