‘Españoles en el mundo’ descubre Costa de Marfil, el primer productor de cacao del mundo

0
16
- Publicidad -
closeEsta noticia fue publicada hace 2 months 17 days por lo que podría hacer referencia a un evento o suceso antiguo. Le recomendamos visitar nuestra portada para ver las noticias mas recientes.
  • Los espectadores conocerán la diversidad paisajística de sus bosques y playas junto a Juan, Ana, María José, Sergio y Marc

  • Jueves 3 de agosto, a las 22:40 horas, en La 1

Costa de Marfil es el destino que invita a descubrir esta semana ‘Españoles en el mundo’. Este país africano, primer productor de cacao del mundo, combina el atractivo de sus danzas y tradiciones milenarias, con la diversidad paisajística de sus bosques y playas.

Los espectadores recorrerán Costa de Marfil de norte a sur de la mano de cinco españoles que viven allí: Juan, Ana, María José, Sergio y Marc. Ellos mostrarán la riqueza natural del Parque Nacional de Comoé, los increíbles contrastes de su capital Yamusukro, y la costa y playas de Abiyán, el centro económico y financiero del país.

Juan, un zaragozano que lleva cinco años en Costa de Marfil, vive en Comoe, al norte del país. Biólogo, trabaja en el Parque Nacional de Comoe estudiando chimpancés y elefantes, en un departamento de la Universidad en medio de la sabana… Y de la sabana a Yamasukro, la capital, donde vive la madrileña Ana, nutricionista.

El espacio de viajes de La 1 acompañará después a María José, una asturiana que lleva en el país dieciséis años, donde está casada con un marfileño, tiene dos hijas y es profesora de español y latín; y después con Sergio, un joven valenciano que vive en Abiyan, centro comercial y financiero de Costa de Marfil, desde hace tres años.

En el tramo final por el país africano Marc, barcelonés y director de una empresa encargada de la transformación del cacao. Casado con una marfileña, vive en el país desde hace cuatro años y tiene un hijo de 21 meses.

- Publicidad -

DEJAR UNA RESPUESTA

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor, escriba su nombre