LA MUESTRA ‘EL BARRAQUISME A TARRAGONA’ SE TRASLADA AL ESPAI TURISME DE TARRAGONA

0
37
- Publicidad -
closeEsta noticia fue publicada hace 6 months 10 days puede que haga referencia a un hecho del pasado. Te recomendamos que pases por nuestra portada para descubrir noticias nuevas.

A partir de este jueves 17 de noviembre se traslada al Espai Turisme la exposición “El Barraquisme a Tarragona, fa cinquanta anys”, que se traslada desde las dependencias del Archivo. Esta muestra refleja la vida en Tarragona a inicios de los años sesenta, cuando la industrialización registró un cambio revolucionario con el asentamiento de diferentes empresas del sector químico a los polígonos de Entrevías o Francolí. El sector turístico, paralelamente, también inició su desarrollo y contribuyó fuertemente al crecimiento de la economía local, tanto con respecto a las construcciones de viviendas turísticas como para la demanda de servicios. Y todo ello provocó la llegada masiva de población, con la incapacitación de la ciudad para crecer al mismo ritmo. La falta de servicios básicos y la imposibilidad de encontrar una vivienda mínimamente digna y asequible desencadenó con lo que hoy día conocemos como chabolismo. Urbanísticamente, los núcleos de barracas se situaron en zonas periféricas alejadas del casco urbano y con una ausencia absoluta de servicios.
En 1964, un censo realizado por el Ayuntamiento de Tarragona registraba la existencia de 404 barracas, agrupadas en 10 núcleos, en las que vivían 1.894 personas, es decir, el 3,64% de la población y, aproximadamente , el 20% de los inmigrantes llegados entre 1960 y 1964. Las barracas eran de dimensiones muy reducidas, generalmente de un solo espacio y construidas por sus residentes con materiales baratos o aprovechando desechos, básicamente ladrillo, madera o cañas.

La gran mayoría de los recién llegados procedían de Andalucía, eran 1.240 inmigrantes y representaban el 65,4% del total. Principalmente, eran originarios de zonas rurales de las provincias de Córdoba y Jaén. Dada la escasa formación de los inmigrantes, en buena parte jornaleros del mundo rural, la gran mayoría, un 77%, declaraba que trabajaban como peones. Es decir, trabajos no cualificados situados en la base de la escala laboral. La oferta de trabajo por los hombres surgirá principalmente del ámbito portuario y ferroviario, así como de algunas industrias químicas. Las mujeres, además del servicio doméstico, encontrarán trabajo como operarias en algunas fábricas. El barraquismo se mantendrá durante la segunda mitad de los años sesenta y no desaparecerá hasta inicios de los años setenta.

La muestra se podrá visitar hasta el 18 de diciembre. El horario de visitas será, entre semana de 10 a 14 h y 15-17h; sábados de 10 a 14 h y de 15 a 19 h y domingos y festivos de 10 a 14h.

- Publicidad -