Oscape, la primera sala de escape de la provincia de Huesca, registra ya más de 600 visitas en tres meses

0
31
- Publicidad -
  • Los promotores de esta iniciativa de ocio y turismo están preparando un nuevo juego portátil para grupos más grandes, han creado una ruta con otras salas aragonesas y un acuerdo con Carnet Joven 

Oscape, la primera sala de escape de la provincia de Huesca, ha registrado ya más de 600 visitas durante sus primeros tres meses de actividad. La sala, situada en el centro de la capital, ha resultado una actividad exitosa de ocio y turismo desde su inauguración en las pasada Navidad. El perfil mayoritario del público de esta novedosa actividad corresponde a familias con niños y grupos de amigos de entre 22 y 40 años, tanto de Huesca como de otras localidades.

El juego, inspirado en la Leyenda de la Campana de Huesca, consiste en salir antes de una hora de un espacio, explorando su contenido, siguiendo pistas de distintos tipos, descifrando enigmas, y abriendo cajas y puertas. Pueden entrar grupos entre dos y cinco personas, con niños a partir de ocho años. Un juego emocionante que obliga al participante a concentrarse, utilizar la lógica, la intuición y la creatividad, y comunicarse bien en equipo para escapar de la sala antes de que el reloj acabe la cuenta atrás.

Sus promotores, los hermanos oscenses Beatriz y Valero Biarge, están muy satisfechos con el resultado inicial. “El fin de semana hay siempre mucha afluencia, y entre semana también tenemos grupos, incluso por las mañanas”, comenta Valero. “Es un juego intenso y muy divertido para todo tipo de público. La gente sale emocionada, muy contenta, se nota que lo han disfrutado y dejan muy buenas opiniones en Facebook, lo recomiendan. Aproximadamente la mitad de los grupos consiguen salir a tiempo, pero lo importante es pasárselo bien”, añade.

Respecto al tipo de público, Beatriz Biarge explica que la mayoría son familias y grupos de amigos. “Los niños también lo disfrutan, siempre acompañados de adultos, y descubren pistas que a veces ellos no ven. En cuanto a los grupos de amigos, vienen también chicos pero mayoría de chicas, de cumpleaños, de despedida de soltera o simplemente porque son aficionadas a este tipo de juegos”.

- Publicidad -

Y es que los juegos de escape son tendencia en todo el mundo. En los últimos meses se han abierto más de 300 salas en España y miles en todo el mundo. Ha surgido incluso un turismo de “escapistas” que recorren las salas de distintas localidades, y se han originado diferentes rutas que agrupan varias salas de una zona. Oscape también ha creado, junto a cuatro salas de Zaragoza, la Ruta Escape Aragón, una alianza entre la sala oscense y las zaragozanas Clue Hunter, Coco RoomInfinitum y Room60, con un pasaporte para sellar en cada una de ellas. “Los aficionados al escapismo pueden ir haciendo todos los juegos y sellando su pasaporte en cada sala, y al final tienen un regalo, una mochila con una taza, y además entran en el sorteo de un fin de semana en Pamplona, con entradas para dos salas de escape de allí”, detalla Valero Biarge.

Oscape ha recibido visitas de jugadores locales y de todo Aragón, y también de turistas de otros lugares como Madrid, Barcelona, Pamplona o Valencia que han aprovechado sus vacaciones o fin de semana para disfrutar del juego, o incluso han viajado “de propio”. De hecho, el área de Turismo del Ayuntamiento de Huesca ya ha creado en su web un apartado para este tipo de turismo escapista como nueva tendencia, y la sala supone una de las pocas alternativas de ocio y turismo abiertas un domingo por la tarde en la ciudad.

Viendo el éxito de la sala, sus promotores ya están preparando un nuevo juego, esta vez portátil, para atender las demandas de grupos más numerosos, de entre 6 y 20 personas, para jugar tanto en la misma sala como en otros espacios que lo demanden. “Mucha gente nos ha llamado pidiendo que puedan jugar más personas a la vez, o llevar el juego a otros lugares como empresas, locales, centros educativos, negocios de turismo activo… Así que estamos creando un juego portátil, que partirá de una caja muy curiosa de madera, con distintos apartados, que estamos personalizando con diferentes pruebas y enigmas, y que esperamos tener preparada en mayo”, cuenta Valero. Además, en el mismo espacio de Oscape están acondicionando una nueva sala diáfana más grande para poder usar este juego con grupos más numerosos en su local.

También pensando en alternativas de ocio para los más jóvenes, los creadores de Oscape han firmado un acuerdo con Carnet Joven para ofrecer un descuento del 20 % de lunes a jueves a sus usuarios, personas entre 14 y 30 años.

La sala está situada en la Plaza de la Moneda, en pleno centro de la ciudad, y desde su web www.oscape.es se pueden realizar reservas y compras de bonos regalo. La sala permanece abierta todos los días, de lunes a domingo, con reserva previa. El juego actual está inspirado en la Leyenda de la Campana de Huesca. Los jugadores se ponen en la piel de un grupo de nobles que, como cuenta la leyenda, han sido convocados por el rey Ramiro II el Monje a su palacio, invitados a contemplar una “campana tan grande que se oirá en todo el reino”. La ambientación del juego explica previamente que un confidente les ha dicho que se trata de una trampa, y que el rey quiere ejecutarles junto a otros nobles rebeldes, como ejemplo de autoridad ante la nobleza y el pueblo. Cuentan con 60 minutos para escapar. En la entrada de Oscape luce una versión del famoso cuadro del pintor José Casado del Alisal que recrea el final de la leyenda, cuando se ejecuta a los nobles rebeldes formando una campana. El cuadro original pertenece al Museo del Prado pero está expuesto en el Ayuntamiento de Huesca desde 1950 y también se puede contemplar un boceto en el Museo de Huesca. En Oscape se muestra una reproducción de la versión de cuadro realizada por el pintor altoaragonés Leoncio Mairal, fallecido en 2008.

El origen de las salas de escape o room escapes no está muy definido. Unos cuentan que se remonta a 2006 en Silicon Valley (EEUU), en la creación de unos videojuegos basados en las historias policiacas de Agatha Christie. Otros dicen que se iniciaron en Japón y que se extendieron a Estados Unidos. Y otros afirman que un húngaro creó en 2011 un juego en el que un grupo de personas tenían que buscar la forma de salir de una habitación en un tiempo limitado.

Featured ON Life
Oscape Map
- Publicidad -