‘Planeta Selva’ recorre los pinares del Mar Mediterráneo, un ecosistema único poblado de seres casi mitológicos

0
14
- Publicidad -
closeEsta noticia fue publicada hace 1 month 17 days por lo que podría hacer referencia a un evento o suceso antiguo. Le recomendamos visitar nuestra portada para ver las noticias mas recientes.
  • En ellos viven especies como el camaleón común, los blaps o el águila imperial

  • El jardín de los dioses’, sábado 8 de julio a partir de las 18:00 en La 2

El jardín de los dioses’ es la próxima entrega de la serie en 4K ‘Planeta Selva’, que descubre los viejos bosques situados en torno del Mar Mediterráneo, un ecosistema único que vive entre la leyenda de los dioses mitológicos y la realidad. En los pinares mediterráneos habitan animales como los blaps, los escarabajos, el águila imperial o el camaleón común, el único de esta especie que reside en Europa. Son bosques de leyendas milenarias y de climas cálidos, con veranos muy calurosos e inviernos templados.

Existen pocos bosques que hundan sus raíces tan profundamente en la historia humana. Son viejos bosques situados en torno al cálido Mar Mediterráneo, donde las más antiguas civilizaciones imaginaron a sus dioses brutales. El clima mediterráneo más clásico y cálido se extiende desde las costas españolas hasta el Mar Negro. Los bosques de pinos llegan a Oriente Medio, Grecia, Turquía o el Norte África pero poseen una dimensión y riqueza extraordinaria en las costas de Andalucía.

El mar Mediterráneo define su propio clima, que se caracteriza por sus veranos muy calurosos y largos, primaveras breves y explosivas e inviernos templados. En este entorno luminoso habita una fauna propia, que se mueve entre los distintos ambientes. Los pinares mediterráneos forman los paisajes donde nacieron algunos de los mitos más universales. Entre ellos, muchos animales como el único camaleón que reside en Europa, el camaleón común, el águila imperial, un ave mítica, los escarabajos desertícolas, ubicados entre dunas fósiles, o los blaps, los grandes escarabajos del pinar.

En las zonas bajas brotan las lagunas protegidas por el pinar donde los flamencos explotan la riqueza de estas aguas. Mientras, las frondas del pinar soportan otras colonias de unas dimensiones mucho mayores; las cigüeñas o las garzas construyen nidos entre sus ramas.

Las espátulas tienen su especial manera de pescar en las aguas turbias y forman densas colonias entre las ramas de los pinos cercanos. Muchas veces coinciden allí con cigüeñas o garzas. El suelo arenoso permite al hurón excavar una madriguera profunda y segura que encuentran en los pinares un lugar óptimo para vivir con abundantes y variados recursos alimenticios que incluyen insectos y frutos.

Gracias a este bosque de aspecto inmutable, de aromas deliciosos y leyendas milenarias, se conservan unos ecosistemas únicos, poblados de seres casi mitológicos. Una fauna que vive en el jardín de los dioses, entre la leyenda y la realidad.

- Publicidad -

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here